EN EL CONSUMO NACIONAL DEL ACERO PESAN MÁS LAS EMPRESAS IMPORTADORAS